¿Qué es el Alargamiento de Corona?

Periodoncia

alargamiento de corona

El Alargamiento Coronario se encuentra dentro de la especialidad de Odontología Conservadora.

Como su propio nombre indica, se trata de un proceso que permite incrementar la longitud de la Corona, contorneando la encía, e incluso el hueso, que están alrededor de un diente para que la Corona quede más expuesta y pueda ser tratada. Puede realizarse en uno o varios dientes, en función de lo que haya motivado la operación y la finalidad de la misma.

El objetivo principal del Alargamiento Coronario es únicamente restaurador y se realiza en los dientes inferiores o posteriores, que son los que quedan menos visibles en nuestra boca.

De este modo, se evita que la estética dental se vea afectada, ya que el procedimiento baja unos milímetros la encía y se vería descompensada con respecto al resto de las piezas dentales. Esta intervención se lleva a cabo cuando existe cierto daño que se extiende hasta la parte interna de la encía, como puede ser una caries profunda o una fractura que ha superado el margen gingival. También está indicada esta cirugía cuando el punto sobre el que se debe colocar una Corona se ubica por debajo de la encía.

No hay que confundirlo con otro tipo de procedimientos exclusivamente estéticos, como la Gingivectomía, en la que se recorta ligeramente la encía del paciente para que la pieza dental quede más descubierta y se perfeccione la sonrisa.

Beneficios del Alargamiento Coronario

La principal ventaja que ofrece la cirugía de Alargamiento Coronario es que permite salvar un diente que, de otro modo, habría que extraer y sustituir con un implante.

Para asegurar el correcto sellado una vez se ha corregido el daño (caries o fractura), se ajusta el tejido periodontal para que haya, al menos, un milímetro de superficie sana del diente fuera de la encía. Además, mediante el incremento de la longitud de la Corona se protegen la encía y el hueso para evitar el deterioro cerca de la restauración.

La intervención

El Alargamiento Coronario es una técnica de cirugía menor, por lo que únicamente requiere anestesia local y es completamente ambulatoria. La cirugía tiene una duración aproximada de entre 20 y 25 minutos. Lo primero que hace el Periodoncista es retirar la encía. Para despegar la encía del diente y poder así acceder a la raíz y al hueso adyacente, se realizan varios cortes en el tejido gingival, aunque a veces es suficiente con eliminar directamente sólo un trozo de encía. Luego procede a rebajar el hueso los milímetros adecuados según cada caso. No se rebaja toda la superficie ósea, sino únicamente en la zona donde sea necesario hacer el alargamiento coronario.

Si el motivo de la cirugía es la reparación de una caries y la colocación de una corona, al finalizar este procedimiento se procede a suturar la encía en torno al diente. En las intervenciones de estética, la sutura debe hacerse de modo que el contorno de la encía sobre el diente sea el deseado.

¿Cómo es el post-operatorio?

Como ya lo mencionamos, La mayoría de ocasiones se realiza en el sector posterior de la boca.

El post-operatorio de un Alargamiento Coronario no es excesivamente molesto. En la zona intervenida durante los días siguientes a la cirugía, el paciente notará ciertas molestias, por lo que habitualmente el Periodoncista prescribe el uso de analgésicos para aliviar el dolor y antiinflamatorios, además de hielo, para reducir la inflamación de la herida. Los días siguientes deberás seguir una dieta blanda y ser muy cuidadoso con tu limpieza oral, especialmente en la zona de la intervención, a fin de evitar una posible infección. Los puntos se retiran una semana después de la intervención, pero la recuperación total de la encía requerirá aún más tiempo (puede tardar hasta tres meses), lo que hay que tener muy en cuenta, ya que la corona no se podrá colocar hasta que el tejido gingival esté completamente normal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + diecisiete =