Retenedores. Tus dientes sin brackets se quieren mover

Ortodoncia

retenedor tipo hawley para usar luego de terminar el tratamiento de ortodoncia

En este artículo vamos a conocer la importancia de usar los retenedores para garantizar el éxito del tratamiento de Ortodoncia. Con esta información sabrás porqué hay que usar los retenedores, para qué sirven, cuánto tiempo se deben usar y como cuidarlos.

No se trata de actividades complejas o difíciles de hacer. Es cuestión de poner en práctica día a día estas acciones, y con los días se volverá un hábito. Esto te permitirá garantizar la estabilidad de tus dientes en su nueva posición y lucir una sonrisa estética y funcional. Comencemos.

¿Sabías que los dientes tienden a moverse toda la vida? Quizá te sorprenda pero podemos decir que los dientes tienen una tendencia natural a moverse y tienen memoria. Esta capacidad, conocida como Recidiva, se define como la predisposición de los dientes de regresar a la posición anterior al tratamiento de Ortodoncia. Por esta razón es tan importante, usar un sistema de retención que ponga “freno” a esos movimientos para garantizar la posición conseguida con la Ortodoncia. Para solucionar esta situación existen los retenedores dentales.

¿Qué es un retenedor?

Un retenedor es un accesorio fijo o removible, elaborado de plástico o de metal, hecho a la medida de cada paciente. Debe ser utilizado luego de terminar la fase activa del tratamiento de Ortodoncia (el tiempo durante el cual el paciente lleva puestos los brackets). Su uso minimiza los movimientos no deseados de los dientes. Cuando se ha cumplido el objetivo de la Ortodoncia, se retiran los brackets y se instalan los retenedores, iniciando la fase de retención.

¿Para qué sirven?

Los retenedores de Ortodoncia sirven como una guía para mantener la posición de los dientes y la alineación de la mordida. De esta forma se logran estabilizar las nuevas posiciones de los dientes. Incluso acciones como masticar, ejercen fuerzas que pueden hacer que los dientes traten de regresar a la posición inicial. Esta predisposición de los dientes, de volver al lugar donde se encontraban antes del tratamiento de Ortodoncia, se conoce con el nombre de recidiva.

Es como si los dientes tuvieran “memoria” y si no se usan sistemas de retención, siempre tienden a moverse a su posición de origen.

Hay situaciones adicionales que pueden presentarse después de retirados los brackets, como es la erupción de las cordales o muelas del juicio. Aunque no está demostrado que las cordales pueden causar apiñamiento dental, el uso de los retenedores evita estos movimientos indeseados.

Tipos de retenedores

Los retenedores de ortodoncia pueden ser de 2 clases: fijos o removibles. La utilización de uno u otro depende del criterio del Ortodoncista, basado en el diagnóstico y evolución particular de cada tratamiento.

Retenedores fijos

Un retenedor fijo es una lámina fina de alambre trenzado, cementada con resina dental en la cara interna del diente, de canino a canino. El calibre del alambre evita los movimientos dentales y esto garantiza la permanencia del diente en su lugar. Estos retenedores de alambre son muy estéticos pues al estar instalados en la cara interna, pasan desapercibidos dando un aspecto de ser invisibles.

retenedor fijo elaborado en alambre y unido a los dientes con resina

 

Puede ser utilizado en los dientes superiores como en los inferiores. Su colocación se realiza en una sola cita, pudiendo ser llevado en buen estado, incluso por años, sin que se tenga que renovar. No estorban para hablar ni generan heridas o llagas por el roce, pues la resina con que se pegan evita esta molestia. Estos retenedores los instala el Ortodoncista moldeando el alambre a la medida de cada paciente. Mediante revisiones periódicas, se debe controlar que no se despegue y se mueva de su lugar para evitar que pierda su eficacia.

En algunas ocasiones no es posible usarlos por una razón: no existe espacio libre suficiente entre los dientes cuando se realiza la acción de morder. Esta ausencia de espacio genera la imposibilidad de pegar el retenedor. Si el espacio existente es pequeño, los dientes golpearán el alambre al morder, esto provoca que el retenedor se despegue frecuentemente. En estos casos se hace necesario llevar un retenedor removible.

Retenedores removibles

Son aquellos que se pueden quitar para comer, realizar el cepillado de dientes, hacer deporte, etc. Al igual que los fijos, se ponen en los dientes superiores e inferiores. Son elaborados por un laboratorista dental a partir de una impresión o molde de los dientes, quedando a medida de cada paciente.

Clases de retenedores removibles: 

Tipo Hawley

retenedor hawley fabricado en material acrílico y alambres metálicos

 

Es un retenedor de acrílico, con un arco metálico para cubrir la parte exterior de los dientes y unos ganchos metálicos que soportan los molares. En la placa Hawley el material acrílico se encarga de cubrir el Paladar.

Tipo Essix

retenedor essix fabricado en plástico completamente transparente

 

Están elaborados completamente de plástico transparente, sin alambres metálicos, lo que da una apariencia de ser invisibles. Algunas personas suelen confundir las placas Essix con las placas usadas para el bruxismo. Una gran ventaja de estos retenedores trasparentes es que son poco llamativos. Su uso puede aumentar ciertos riesgos: mayor acumulación de placa bacteriana, sangrados más frecuentes y se quiebran con mayor facilidad.

¿Cuánto tiempo se usan los retenedores?

Debido a la importancia de los retenedores, estos deben usarse de manera permanente para evitar movimientos indeseados. Será el Ortodoncista quien determine el tiempo a usarlos y en cada cita de revisión, te indicaran el tiempo de uso diario.

Los retenedores fijos se usan todo el tiempo dadas sus características. Los retenedores removibles tipo Hawley están indicados para ser usados todo el día, retirándolos sólo para comer y cepillarse los dientes. Luego de un par de meses, sólo serán usados en la noche mientras duermes. Los retenedores tipo Essix, se recomiendan usar solamente en las noches.

¿Qué pasa si no uso los retenedores por una semana?. La respuesta tiene que ver con el momento de la fase de retención en que se encuentran. Normalmente esta suele durar alrededor de un año. Si es al inicio (dos a tres meses), probablemente los dientes presenten un ligero movimiento. Si es en un tiempo avanzado de esta fase, puede presentarse un movimiento menor. En ambos casos, es recomendable al momento de usar nuevamente los retenedores, hacerlo durante todo el día para recuperar la posición de los dientes. Luego de una semana, volver a su uso habitual nocturno. También es aconsejable solicitar una cita de revisión con el Odontólogo especialista para valorar el caso según los antecedentes dentales específicos.

Cómo limpiarlos

El uso de los retenedores fijos amerita una higiene oral más rigurosa, debido a que puede aumentar la acumulación de sarro dental. Es fundamental usar hilo dental para llegar a las superficies donde el cepillo de dientes no llega. Ayudarse del enhebrador para pasar la seda dental debajo del alambre y retirar restos de comida evitando una inflamación de las encías. La acumulación de placa bacteriana genera cálculos dentales y caries. También puede provocar en estados leves, una gingivitis, o en estados más avanzados, una periodontitis.

También ayuda para aumentar esta higiene el uso del enjuague bucal 2 veces al día.

Siguiendo estos consejos garantizaras tener una excelente salud oral y dientes sanos.

Cómo lavar los retenedores

Lavado

  • Enjuague con agua fría y jabón neutro antes y después de cada uso. Se debe realizar con un cepillo dental diferente al de uso personal.
  • En ningún caso se debe utilizar crema dental para la limpieza, ni enjuague bucal. Estos productos dañan el material con el que están elaborados los retenedores, rayando su superficie y volviéndola más opaca.
  • Evitar que entre en contacto con agua demasiado caliente que pueda dañarlo.

Estuche

  • Mientras no se use, debe estar guardado en la caja, totalmente limpio y seco, en un lugar seguro y lejos del alcance de mascotas. Animales como los perros, usan sus dientes para coger las cosas y jugar con ellas. Si dejas tu retenedor con fácil acceso a tu mascota, ya te imaginas cual será el resultado… Y suele suceder con mucha frecuencia.
  • La caja o estuche para el retenedor debe estar marcada con nombre y teléfono. Si llega a extraviarse con el retenedor en su interior, puede ser devuelta a su propietario. Es un accesorio personal y a nadie más le sirve.

Recomendaciones

  • Si el retenedor se lleva durante el día, se debe cepillar y enjuagar los dientes después de cada comida, antes de usarlo nuevamente.
  • Es recomendable, dos o tres veces a la semana, diluir los retenedores en agua con una pastilla especial para prótesis dental. Su uso ayuda a mantener la limpieza de los retenedores y a evitar que adquieran malos olores.
  • Es recomendable asistir cada 6 meses, a una limpieza profesional para eliminar los cálculos dentales que se acumulan en los dientes.

Sigue estas recomendaciones y no olvides las visitas de control periódico con tu Ortodoncista.

Si esta información te ha parecido interesante puedes dejarnos tus comentarios. Si requieres programar una cita de valoración o de revisión con nuestros especialistas puedes hacerlo ahora mismo separando tu cita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =